domingo, 23 de marzo de 2014

Dos teorías criminales y una exculpatoria

Peter Chong asegura que, en más de dos décadas de amistad,jamás vio al comandante Zaharie Ahmad Shah perder su buen humor o mostrarse violento. La prensa de Malasia ha recordado que su currículo era impecable. Y su familia, en un intento de contrarrestar las sospechas que pesan sobre él, ha compartido en las redes sociales un vídeo de homenaje en el que muestra su lado "cariñoso y generoso". La conclusión de todos ellos: el suicidio o la participación del piloto en el sabotaje del avión desaparecido son "impensables".
Los investigadores del vuelo de Malaysia Airlines no llegan tan lejos como los allegados de Zaharie Ahmad Shah, pero siguen sin descartar un fallo técnico para explicar qué ocurrió con el Boeing 777-200. El secuestro por parte de personas del pasaje o una acción del piloto han sido las dos hipótesis que han centrado la investigación ante los indicios de que el MH370 fue desviado "deliberadamente" de su rumbo y pilotado de forma errática durante siete horas, en las que la persona que estaba al mando supuestamente trató de evitar los radares. Pero, ¿y si nadie pilotaba el avión tras desaparecer de los radares cuando hacía la ruta entre Kuala Lumpur y Pekín con 239 personas a bordo?
Ex pilotos, ingenieros aeronáuticos y expertos en aviación han recordado que existe la posibilidad de que el aparato hubiera sufrido un problema técnico, que los pilotos hubieran dado media vuelta para intentar un aterrizaje de emergencia y que una súbita descomprensión de la cabina les hubiera hecho perder el conocimiento. La teoría explicaría la falta de comunicación de los pilotos y el hecho de que no se produjeran alertas tras una última comunicación con la torre de control en la que todo parecía estar bien. "Puedo confirmar que la transcripción [de los últimos 54 minutos de comunicación con el avión] no revela nada anormal", ha asegurado el ministro interino de Transportes de Malasia, Hishammuddin Hussein.
Las familias del piloto Zaharie Ahmad Shah y el copiloto Fariq Ab Hamid esperan que el hallazgo de los restos del avión pruebe que no tuvieron ninguna responsabilidad en el probable siniestro. El avión está siendo buscado por 26 países, con medios que incluyen 29 aviones, 18 barcos, 6 helicópteros y satélites que han localizado objetos que podrían pertenecer al fuselaje. Una de esas partes, que mide 22.5 metros de largo por 13 de ancho y satélites chinos sitúan a unos 2.500 kilómetros al sur de la costa oeste australiana, se encuentra a 120 kilómetros del lugar donde días antes se avistaron otros dos posibles fragmentos del aparato. Los gobiernos de Australia, Malasia y China, de donde procedían 153 de los ocupantes del avión, han enviado buques y aviones a la zona para tratar de confirmar los indicios "más importantes" hallados hasta ahora para resolver el misterio del vuelo MH370.
El área de operaciones de lo que oficialmente todavía es una misión de rescate se ha ido reduciendo, al perder peso la opción de que el aparato tomara una ruta a través del corredor aéreo que va de Tailandia a Kazajistán. Los gobiernos de Malasia, China y Australiacreen que todo apunta que el Boeing 777 se estrelló en una zona remota del Índico sur y centran sus esfuerzos en un 10% de la superficie del océano.
La localización de fragmentos del avión delimitaría el área para los submarinos que pueden rastrear el fondo en busca de las cajas negras, un trabajo que llevaría meses y cuyo éxito no estaría garantizado en un mar que tiene una profundidad media cercana a los 4.000 metros. La confirmación de que el aparato se estrelló en el punto ahora investigado restaría probabilidades a las teorías del secuestro o el suicidio. Con gasolina para tan solo siete horas y media, es improbable que supuestos secuestradores trataran de cruzar el Índico. Un piloto suicida, por su parte, no habría necesitado desviarse de su ruta para llevar a cabo la acción.
Los casos conocidos de suicidio del piloto tuvieron lugar en ruta a sus destinos.
Un centenar de personas murieron en 1997 cuando el piloto del vuelo 185 de Silk Air estrelló el aparato contra el río Musi, en Indonesia. Un vuelo procedente de El Cairo se estrelló en el Atlántico en 1999 y el pasado mes de noviembre otro avión de Mozambique Airlines fue estrellado deliberadamente, matando a sus 33 ocupantes. La familia de Zaharie Ahmad Shah, casado y con tres hijos, está convencida de que nada parecido ocurrió con el MH370 y aseguran que el comandante era un hombre feliz. "Te echamos de menos. Vuelve a casa", le piden en el vídeo que le han dedicado.
Publicar un comentario